Soto en Cameros

En cuanto a su ORIGEN, esta localidad  aparece mencionada por primera vez  hacia el año 1037, en un documento de venta de una casa. Posteriormente, en el año 1066, vuelve a aparecer citado en el testamento de la reina Doña Estefanía, que legó la población, junto a otras cercanas como Leza y Ciellas, a su hijo Don Ramiro.

Desde 1366, y por donación de Enrique II, ejercieron su autoridad los Condes de Aguilar, que la cedieron en el siglo XVIII a los Marqueses de Valverde hasta la abolición de los señoríos.

La economía de Soto se basaba en la ganadería de la Mesta y la industria textil, alcanzando su apogeo en el siglo XVIII y llegando a contar con una población superior a los 1000 habitantes a finales del siglo XIX. Posteriormente sufrió una fuerte migración, muestra de ello es el edificio de las escuelas donado por D. Juan Esteban de Elías.

La importancia de esta población  lo muestra que a principios del siglo XIX había 7 fábricas de hilar lana, 12 ó 13 batanes y tintes y 3 molinos harineros (5 se han conocido en la primera mitad del s XX),  Con la desaparición de los establecimientos textiles de esta zona, sólo quedó la industria confitera (con cuatro fábricas del rico Mazapán de Soto en sus buenos tiempos, de las cuales sólo una permanece aún en el pueblo). Ello llevó a que la población fuese disminuyendo rápidamente durante este siglo, quedando reducida, de hecho, a poco más de un centenar de personas.

Como dato de interés destacar que durante la ocupación napoleónica en la primera década del siglo XIX, el movimiento antifrancés, ubica en Soto en Cameros  Junta Provincial de La Rioja.

(Vídeo realizado por Bruno Rodríguez Orden)

Son numerosas las PERSONALIDADES destacadas de Soto:

JUAN ADAM DE LA PARRA, Fiscal de la Inquisición y escritor.

FRANCISCO DE ELÍAS VALLEJO, primer escultor de Cámara de S. M. la Reina Isabel II y Director General de la Real Academia de Nobles Artes de San Fernando.

JAVIER DE ARÍZAGA Y SÁENZ DE LANGARICA, botánico y farmacéutico.

FRANCISCO LUIS VALLEJO ELÍAS, si bien nacido en Treguajantes, su familia era soteña y ahí residió. Fue Corregidor de Lerma, Relator en La Habana y Alcalde Mayor de Manila. Mantuvo una gran amistad con el poeta y dramatrurgo José Zorrilla, quien le dedicó su “Don Juan Tenorio”.

PEDRO GONZÁLEZ VALLEJO, Arzobispo de Toledo y Diputado a Cortes.

CLAUDIO ANTÓN DE LUZURIAGA, Doctor en Derecho, Presidente del Tribunal Supremo, Diputado, Senador vitalicio, Consejero de Estado, Ministro y miembro de la Academia de Ciencias Morales y Políticas.

VENTURA GONZÁLEZ ROMERO, abogado, magistrado, Diputado y Ministro de Gracia y Justicia.

MANUEL JIMÉNEZ PÉREZ, miembro del Consejo Real y obispo de Puerto Rico. Junto a su hermano Antonio fundó el Santo Hospital de Soto en 1775.

JUAN ESTEBAN DE ELÍAS PÉREZ, emigró como tantos otros cameranos, se instaló en México donde se convirtió en un gran hacendado, fue benefactor y fundador de las Escuelas de Soto.

DIEGO FERNÁNDEZ VALLEJO, primer Marqués de Vallejo. Diputado a Cortes y Senador.

SILVERIO DOMÍNGUEZ SÁENZ y PEDRO FONT Y ROMERO, ambos médicos y escritores nacidos mediado el siglo XIX.

CELEDONIO RODRIGÁÑEZ Y VALLEJO, ingeniero agrónomo, catedrático, Diputado y Senador.

LEOPOLDO ELÍAS MARTÍNEZ, maestro.

ESTEBAN OCA Y MERINO, pedagogo, maestro y escritor. Autor de Recuerdos de Cameros.

GENTILICIO

Soteño.

PUNTOS DE INTERÉS

  • Iglesia parroquial de San Esteban (S. XVII-XVIII).
  • Ermita de la Virgen del Cortijo ( finales S.XII).
  • Palacio del Marqués de Vallejo. Edificio típico indiano (S. XVII).
  • Antiguo Hospital de San José. Finalizado en 1775Actualmente es albergue y se sirven comidas.
  • Plaza de D. Juan Esteban de Elías o de la Constitución (S. XIX).
  • Puente de piedra (S. XII) de acceso al pueblo, puente de la iglesia en el barranco de los Aidos, y puente del Moro junto a la fuente de los Caños.
  • Sobrepeña. Encima del pueblo, con Icnitas.
  • Jardín Botánico. Antiguo cementerio viejo (tumbas hasta finales S.XIX).
  • Molino Arriuko. Viejo molino harinero.
  • Nevera: (S. XVI) restaurada en el 2002.
  • Soto forma parte de la Reserva de la Biosfera. Varios son los lugares para visitar, pero no hay que perderse pasear por sus empinadas calles, con su rústico empedrado y casas de hasta siete alturas visitando su arquitectura y patrimonio.
  • Sin salir del pueblo está el río, la  panorámica de la Cárcara, y Sobrepeña o un paseo hasta la fuente de los Caños.
  • Rutas de senderismo por los antiguos caminos de caballerías que comunicaban Soto con los pueblos situados en lo alto de los montes que ofrecen vistas inmejorables: camino de la Solana, camino de Santa Marina, camino  de Peñalamora, Treguajantes, Luezas o Trevijano. Se pueden admirar los paisajes desde el Mirador del Torrejón desde donde sobrevuelan los buitres, o adentrarse en las aguas del río en el Cañón del río Leza.
  • Yacimientos de Icnitas  de Soto 1 y 2, en el camino de Soto a Zenzano, por la margen derecha del Cañón del río Leza y es de difícil acceso. Se observan 53 y 154 icnitas respectivamente. En el primero uno de los rastros indica que el dinosaurio se desplazaba a 17km/h, haciéndolo uno de los más rápidos de La Rioja.
  • En esta zona se han encontrado también restos de asentamientos celtas y romanos. También podemos ver la Nevera del Campo con una bóveda (S.XVI) que al parecer, es la mejor conservada de La Rioja.

ACTUALIDAD

Actualmente residen de hecho poco más de 50 personas, aunque dada su proximidad a Logroño tras la despoblación sufrida en el S.XIX, a partir de los años 80 comenzaron a acudir nuevos vecinos en edad de jubilación y aumentará el número de veraneantes, llevando con ello la mejora de las infraestructuras y el turismo.

La economía del municipio se basa en la ganadería y huerta. De gran prestigio son los Mazapanes de Soto. Se conservan las antiguas fábricas pero actualmente su producción se realiza casi exclusivamente en Logroño, sólo una fábrica permanece en la localidad. Existe también en Soto una explotación trufera, y desde 2005 se viene celebrando a finales del mes de junio la Feria de la trufa.  En soto se encuentra  la única panadería que da servicio al resto de los municipios del Camero Viejo con reparto diario.  También hay varias empresas de servicios de construcción.

Desde 2016 se viene celebrando en el mes de mayo la Feria de Ganado Selecto de Camero Viejo, que tiene como fin promover la mejora de la cabaña ganadera de la sierra. Se completa esta jornada con otras actividades: degustaciones, feria de artesanía y productos típicos riojanos, música, danzas…

Soto recuperó en 1986 su grupo de danzas desaparecido en 1934, que bailan en la festividad de la Virgen del Cortijo el 8 de septiembre.

Existen varias asociaciones culturales en la localidad que promocionan el turismo y la cultura y valores de la zona alguna a punto de cumplir el siglo de vida: Sociedad de Fomento “El Casino”, Asociación Juvenil “El Matadero” ,Asociación Cultural y Recreativa “El Lavadero”   Asociación Cultural “A.R.C.E.S”,  Asociación Cultural San Blas,  Asociación de Promoción Social y Cultural Virgen del Cortijo, Asociación Cultural TREBEDE, Sociedad Fomento de Soto, Asociación Socio Cultural de mujeres del Camero Viejo, Asociación de la Tercera edad.

Soto en Cameros cuenta con varios servicios turísticos como el Centro Social – Bar «Casino», situado en la plaza del pueblo junto al frontón y el kiosco de la música. En la carretera se encuentra, ubicado en el  antiguo Hospital San José, el albergue “Las Huellas de Cameros”.

FIESTAS

  • 3 de agosto: San Esteban, patrón de Soto.
  • 8 de septiembre: Virgen del Cortijo.
  • Finales de junio: Feria de la Trufa.

CURIOSIDADES

En la ermita de la Virgen del Cortijo se albergan numerosos exvotos, entre ellos un cuadrito que muestra el agradecimiento de un torero que invocó a la Virgen en un momento de peligro. Queda recogida la leyenda en Leyendas de La Rioja, vol. III. Cariñanos, Félix, El torero de Soto y la Virgen del Cortijo, Logroño, 2002.

Un capricho de Dios, 
una miniatura del Universo,
en la que se recrea el Creador
es Soto.
 
Sus ríos y barrancos, con la Cárcara,
caricias que dibujaron los dedos divinos,
jugando en los húmedos limos iniciales.
 
Vergel y desierto,
llanura y monte
como en un microcosmos
encuentran aquí asentamiento
y embeleso de hombres y de dioses.
 
El paraíso aún sonríe en las huertas
y en sus colinas austeras se alzan
el Sinaí y las Montañas Rocosas.
 
Los dos ríos, que lo cruzan en cruz de vida
configurando su alma en meandros misteriosos,
síntesis de aguas y cascadas,
movedoras de molinos;
casas colgadas y encantadas,
prototipo de Cuencas y cuentos
para delicia de pintores
y ardientes fantasías infantiles,
casitas de chocolate y mazapán,
donde hadas vivieran,
princesas encantadas
y tal vez algún ogro encadenado.
 
Aquí resuena todavía el laboreo
monótono de los antiguos telares
y el bullicio siempre nuevo
del mercado y de las gentes,
copos de lana enzarzados para siempre
en las calladas calles
y somnolientas plazas,
presentimiento de ciudades
y trepidantes ajetreos industriales.
 
Las ermitas de San Blas y el Rosario,
San Antón, San Babiles y el Santo Sepulcro
tan numerosas fueron
porque aquí se concentró y dio cita
la devoción de los cinco continentes
para cincelar un pedestal
y entretejer una guirnalda
a la Virgen del Cortijo,
Reina del Universo,
coronada de estrellas.
 
La parroquia, asentada en roca
y tan inmensa, prototipo de catedrales,
templo del protomártir Esteban,
con su torre flechada hacia el cielo,
la diana segura
y la meta de los peregrinos.
 
El Nuevo Mundo se hermana
en la estatua de Don Juan Esteban de Elías
y en las escuelas que fundó
se sientan como aprendices
la cultura y el saber.
 
El hospital rubrica
cuanto en el mundo palpita de ayuda
y medicina saludable.
 
Hasta la nevera es una transfiguración
pétrea e inmortal de un iglú de Alaska
y los dinosaurios dejaron aquí sus huellas
como testigos para poder figurar
en el libro de la vida.
 
Soto, miniatura
guardada por Dios en su mano
para recordarle eternamente
que hizo el mundo bueno,
capricho de su amor.

Del Libro “Poesía de Cameros”. 
Autor Jose Luis Moreno Martínez