Luezas de Cameros

Se sitúa en una zona con asentamientos humanos desde el Neolítico. En cuanto a su ORIGEN, la primera referencia escrita data de 1066 cuando la Reina Estefanía entregó al pueblo a su hijo Sancho el Noble. Su descendiente Mencía Ximenez lo donó a su muerte al Monasterio de San Prudencio de Monte Laturce.

Aparece posteriormente como una de las villas entregadas en 1366 a Ramírez de Arellano por Enrique II, como parte del Señorío de Cameros.

En el diccionario de Madoz, se indica que en 1840 tenía 30 casas, un ayuntamiento y escuela con 18 alumnos. Tenía 220 habitantes.

Su economía se basaba en la producción de cereales y semillas, la cría de ganado lanar mular, la caza de perdices y liebres. Los únicos caminos que tenían eran de herradura hacia Nalda, Soto y Montalvo. El correo se recibía por valija los lunes jueves y viernes.

La localidad fue perdiendo población tras las crisis ganaderas y textiles, que implicaron la emigración a las zonas industriales de las ciudades. En 1900 todavía contaba con 127 habitantes, y en 1960 menos del centenar. Fue a partir de 1960 cuando sufrió con fuerza el proceso migratorio. En 1970 solo quedaban 7 vecinos. Tuvo ayuntamiento propio hasta 1980 tras quedarse sin vecinos e incorporarse a Soto en Cameros.

(Vídeo realizado por Bruno Rodríguez Orden)

PUNTOS DE INTERÉS

  • Iglesia parroquial de la Asunción: (S.VXI) actualmente en ruinas, en proyecto de reconstrucción. Junto a ella se encuentra el cementerio.
  • Ermita de San Andrés: situada en un cerro enfrente del pueblo, actualmente en ruinas.
  • Ermita de Virgen de Royuela: de estilo románico, situada en un encinar, sobre un monte. Está reconstruida.
  • Lavadero. Restaurado en el 2010.
  • Su entorno, desde algunos de sus miradores pueden contemplarse en los días claros la Rioja Media y parte de la Rioja Alta, Cameros, Sierra Cebollera, La Demanda y Pirineos y Rioja Alavesa.
  • En época otoñal se pueden ver animales como jabalí, corzo y ciervo.
  • Tiene uno de los mayores y mejor conservados carrascales de La Rioja, y se puede pasear entre la dehesa cubierta de robles, quejigos y rebollos, el hayedo o los pinares de repoblación.
  • Se pueden realizar varias rutas por senderos hacia Soto y Trevijano o hacia Nalda en el Valle del Iregua.

FIESTAS

  • Primer domingo de mayo y primer domingo de octubre: romería a la Virgen de Royuela, en el monte del Carrascal, con música y comida de hermandad.
  • 15 de agosto: fiestas patronales que se celebran el fin de semana más próximo al 15 de agosto
  • 20 de enero: San Sebastián. Fiesta Patronal trasladada al 25 de abril, San Marcos, a causa de las grandes nevadas que se sufrieron en los años 50 del Siglo XX. Ya no se celebra.

ACTUALIDAD

La construcción de la pista de acceso posibilitó la recuperación del pueblo tras diez años de su abandono. Se constituyó la Asociación de Amigos de Luezas que consiguió recuperar en 1992 las danzas típicas desaparecidas en 1958 y realizar las fiestas con la comida de hermandad.

Con la celebración del XIII Día del Camero Viejo en Luezas en 2001, se dio un nuevo impulso a la mejora del acceso al pueblo y la rehabilitación de varias casas.

La Asociación Amigos de Luezas cuenta con una sección juvenil que tiene su sede en el Centro Social “La Cañada” donde hay una biblioteca. También se creó la Cofradía de la Virgen de Royela, formada por los vecinos de Luezas que se encarga de mantener la tradición centenaria de la romería a la ermita que se celebra los primeros domingos de mayo y octubre, y de la conservación de la ermita.

En 2014 se ha constituido la Asociación de Amigos de la Ermita de San Andrés, cuyo objetivo fundamental es la reconstrucción de dicha ermita y mantener el patrimonio cultural de Luezas.

Luezas se encuentra incluido dentro de la reserva de la Biosfera y está incluido dentro de las zonas de especial interés para la Unión Europea. En agosto de 2012 La Asociación de Amigos de Luezas de Cameros organizó una ‘Noche con las estrellas’ con una actividad de observación de las constelaciones, concierto de música pop de plectro y viento.

Actualmente el antiguo término municipal de Luezas se usa para pastos y usos forestales.

CURIOSIDADES

  • Se dice que había brujas en Luezas que celebraban aquelarres, leyenda o no así lo representaron en el Día del Camero Viejo que allí se celebró en 2016.
  • Sobre la desaparición del lugar de Royuela, donde actualmente los de Luezas acuden a su ermita en Romería, se cuenta esta leyenda:

“Hace muchos años, nadie sabe cuántos, Royuela era un poblado como muchos de la zona. Un día se celebró una boda a la que acudió todo el pueblo, a excepción de tres hermanas que se quedaron guardando los rebaños. En la boda murieron todos envenenados por algún lagarto o salamandra. Las tres hermanas al regresar por la tarde y encontrarse a todo el pueblo muerto, decidieron marcharse cada una a algún pueblo cercano. Una se marchó a Montalbo y se llevó las campanas de la ermita, otra se fue a Terroba y se llevó un trozo de dehesa, la que quedaba se vino aquí, a Luezas, y se trajo las llaves de la ermita. Por eso la ermita pertenece a este pueblo” (Rafael Pascual Elías, Luezas de Cameros, opúsculo inédito del autor).

  • El fuego, el rayo y otros males se conjuraban con cruces en las puertas y breves oraciones, como la que se transcribe a continuación transmitida por un oriundo de Luezas (extraída de riojarchivo.com):

Si viene el diablo que encuentre cruz

Si viene el ángel que encuentre luz

 De un pueblo resucitado 
nos muestra el ejemplo Luezas;
aquellos esquiladores
hábiles con las ovejas
y los almendreros que iban
por los pueblos con almendras,
gentes tan emprendedoras
se buscaron otras tierras.
 
El pueblo quedó dormido,
pero alguien dio voz de alerta
y comenzó a despertarse
y volvieron desde fuera,
se han arreglado las casas
y también la carretera,
se juntan para dar gracias,
con misa, danza y meriendas.
 
Y como una alhaja rica,
que vale más que mil perlas,
custodian a su Patrona
a la Virgen de Royuela,
conservando bien su ermita
y manteniendo su fiesta.


Del Libro “Poesía de Cameros”. 
Autor Jose Luis Moreno Martínez