Muro en Cameros

Sobre su ORIGEN, la leyenda dice que Muro en Cameros perteneció a la familia de la Casa de Tejada, surgida en la mítica batalla de Clavijo. En el Siglo IX, el rey Ramiro de León concede a Sancho de Tejada una serie de privilegios, creándose La Casa Solar de Tejada, la más antigua casa noble de España.
En 1196 la villa de Muro del Conde o de Cameros fue donada por Alfonso VIII a Bernardo de Renda y a su mujer Jordane para integrarse posteriormente en el señorío de Cameros.

En 1366, cuando Enrique de Trastámara es proclamado rey de Castilla en Calahorra, recompensa a Juan Ramírez de Arellano por los servicios prestados concediéndole el Señorío de Cameros, donde se incluía Muro en Cameros. Perteneció a los señores de Aguilar e Inestrillas, hasta la abolición de los señoríos en el S.XIX.

Siguiendo la tradición industrial camerana, en 1727 el matrimonio Sáenz de Tejada fundó en la localidad una fábrica de bayetas y levantaron una casona con escudo heráldico, que aún se conserva.

Muro tuvo su apogeo con el Concejo de la Mesta, teniendo su propia representación en el mismo. Cuando fue abolida la trashumancia, en Muro intentaron seguir adelante con la cofradía de “los Cameros Unidos”, pero sufrió como toda la zona la emigración forzosa. Perteneció a Soria hasta la creación de la provincia de Logroño en 1833.

Entre los numerosos PERSONAJES reseñables de Muro se cuentan:

Francisco Sáenz de Santa María y Lerdo de Tejada, Secretario real de Felipe V y contador de la Razón General del Sueldo de la costa de Granada.

José Antonio Zoilo Sáenz de Santa María y Martínez de Tejada, arcediano, canónigo, presidente del Consejo de Gobernación, obispo de Segovia.

Ignacio María Lerdo de Tejada y Matute, superior y misionero jesuita.

Los hermanos Miguel y Sebastián Lerdo de Tejada: ambos nacidos en México, el primero fue allí Ministro de Hacienda y Crédito Público y el segundo, Presidente de México entre 1872 y 1786. Fueron hijos del  comerciante nacido en Muro Juan Antonio Lerdo de Tejada y Matute.

Vicente Martínez de Bartolomé y Gómez, matemático, lingüista, astrónomo y publicista.

Manuel Gil Pérez, benefactor que dejó parte de su herencia para la construcción de “regaderas” (pequeños canales que transportaban el agua de riego a los huertos).

El abogado José Santa María de Hita (1831-1902), descendiente del pueblo por vía paterna. Constituyó una fundación que impulsó varios proyectos: un nuevo cementerio, las escuelas y la carretera que lo comunica con Jalón. La trayectoria de este benefactor se recoge en la obra Cien años en la historia de Muro en Cameros (1907-2007), de Ángel Felipe Domínguez Tabernero.

(Vídeo realizado por Bruno Rodríguez Orden)

GENTILICIO

Mureño

PUNTOS DE INTERÉS

  • Iglesia de Santa Margarita (S.XVI). En ella se guarda una pila bautismal románica.
  • Ermita de la Santa Cruz del Monte. Estilo barroco (S.XVIII), situada en el monte a 3,3 km del pueblo.
  • Ermita de la Virgen del Cerro, obra popular del S.XVI. Situada en frente del pueblo, desde donde se contempla el casco urbano
  • La Venta-Fuente del Terreruelo en la carretera hacia Almarza de Cameros, a unos 4 km del pueblo.
  • Sus increíbles vistas y subida al puerto “La Rasa” que comunica con el Camero Nuevo.
  • El casco urbano de Muro en Cameros, repartido en tres barrios con siete calles, con grandes casas solariegas típicamente serranas.
  • Sus entorno natural con bosques de árboles centenarios de hayas, quejigos, abedules y robles, y otras zonas de sotos con chopos, sauces y avellanos.
  • Rutas por el GR-93, así como desde Muro al Solar de Tejada.
  • Los Yacimientos de «La Cela» A, B y C, en la carretera que va a Jalón de Cameros y de difícil acceso, con 119 huellas de dinosaurios carnívoros y herbívoros.

FIESTAS

  • 3 de mayo: Romería a la ermita de la Cruz del Monte.
  • 20 – 22 de julio: Santa Margarita, patrona del pueblo.
  • 14 – 15 de septiembre: fiestas de la Cruz.

ACTUALIDAD

El municipio ha mermado su población de manera significativa en los últimos años. Cuenta con 39 habitantes empadronados, sin embargo, durante la primavera y el verano muchas familias y jóvenes se acercan para pasar fines de semana o vacaciones y la población de Muro aumenta considerablemente.

Su economía principal es la ganadería vacuna y caballar, la caza y los recursos forestales.

Muro cuenta con un bar Centro Social Bar «La Escuela», en el edificio de las antiguas Fundaciones Escolares de Muro, y el área de descanso y asador «La Rasa» en la carretera que une el Camero Viejo con el Camero Nuevo.

Existen en el pueblo, varias asociaciones: Asociación de Amigos de Muro en Cameros, que promueve la recuperación de los valores etnográficos, artísticos naturales y culturales del municipio, la Asociación de la tercera edad, jubilados y pensionistas de Muro en Cameros, Asociación de Cazadores “El Cerro”.
También existe un grupo de danzas recuperado en 1984 que actúa durante las fiestas del municipio.

CURIOSIDADES

Con fecha 6 de febrero de 1743, el Concejo de la villa de Muro, en Cameros, formuló una ordenanza municipal sobre el molino harinero existente en la población, propiedad de ella. Tenía cuatro disposiciones: 1ª. Que se pese el trigo antes y después de la molienda, bajo la pena de seis reales en caso de contravención. 2ª. Que no se cobre de maquila más de una libra por cada arroba, y libra y media de despolvoreo por cada tres fanegas. 3ª. Que habiendo agua suficiente para realizar en él las operaciones de molienda, los vecinos de esta Villa están obligados a moler en este molino y se les prohíbe hacerlo en molinos de otros pueblos. 4ª. Que si la harina molida no lo estuviese en condiciones de buen recibo, el molinero está obligado a resarcir los daños y perjuicios (GONZÁLEZ. GONZÁLEZ, Pedro, Historia de la Villa de Muro en Cameros. Sección de Manuscritos de la Biblioteca del Instituto de Estudios Riojanos, Logroño. Signatura M 415).

Cuenta un cronista de la villa, acerca de la costumbre de tocar las campanas para conjurar tormentas, que

«en las tormentas se volteaba el ‘Tente nublo’ con la campana del lado sur, la Santa Bárbara. En 1945 subió Juan, Juanazas, a voltear para conjurar una tormenta por el peligro de pedriscos y cayó un rayo que tiró el cupulín de la torre. Decía Juan que el estruendo fue tremendo y que bajó de la torre pero que no recordaba cómo lo hizo».

(Ernesto Fernández Sanmartín, Guía heterodoxa de Muro de Cameros, edición del autor, Gráficas Urania, Málaga, 2012, página 163).

Muro, el más madrugador, 
el primero que se anima
y saluda al sol que nace
despertando las colinas.
 
Sus casonas numerosas
rezuman historia antigua,
cuando en tiempos de la Mesta
eran ricos en merinas.
 
Por sus calles corre el agua
en río de plata fina,
que desciende desde el Alto
sembrando verdor y vida.
 
En la parroquia galana
reza Santa Margarita,
que cuida la fe del pueblo,
y protege las familias.
 
Nuestra Señora del Cerro
y sobre todo la ermita
de la Santa Cruz del Monte
con piadosa romería.
 
Aquí acuden los mureños
de frente libre y altiva,
de aquí llevaron nobleza
por su sangre hasta las Indias.

Del Libro “Poesía de Cameros”. 
Autor Jose Luis Moreno Martínez