San Román de Cameros

De ORIGEN celtíbero, las primeras casas se asentaron en la parte superior del monte, en torno a las eras de San Juan, hasta que a principios del siglo XX, tras la construcción de la carretera, el pueblo descendió hasta la base, situada a 820 m.
El nombre de San Román hace referencia a su cristianización en el período romano-tardío o visigótico.
El primer documento escrito que se conoce es la “compra de unas casas por el primer señor de Vizcaya, Íñigo López, en 1076”. Hasta 1811 perteneció al Señorío de Cameros. A principios del siglo XX contaba con 750 habitantes. Según los datos del padrón de 2018 tiene 142. Sus casas forman un entramado armónico y compacto en torno a la iglesia: cimientos sobre roca viva, robustas paredes de piedra, solanas en las blanqueadas últimas plantas consiguen una estampa de arquitectura popular insuperable, para deleite del visitante y orgullo de sus pobladores.
Hasta el tercer cuarto del siglo XX sus habitantes vivían de la ganadería (ovina, caprina y porcina), de la agricultura de secano en los montes aterrazados que pueden divisarse desde la magnífica vista que ofrece el pórtico de la Iglesia, de las hortalizas que cultivaban en los huertos que rodean el pueblo que cuentan con un sistema de riego que se pierde en los orígenes de su población y que podrás contemplar desde el mirador de Velilla, y del comercio con los pueblos y aldeas de su entorno.

Favorecido por su situación céntrica en la comarca, San Román dispuso de numerosos comercios, que a día de hoy ya no se conservan: fraguas, molinos, estanco, tiendas de ultramarinos, carnicerías, mercería y telas, etc.

Tiene 6 aldeas: Vadillos, Velilla, Valdeosera, Santa María, Montalvo y Avellaneda, las cuatro últimas despobladas.

Son PERSONAJES ilustres de la villa:

FRANCISCO MARTÍNEZ CABEZÓN Y ALMARZA, comerciante mayorista, empresario de la minería y alcalde de México.

SIMÓN DE ÁGREDA Y MARTÍNEZ DE CABEZÓN, que junto con su hermano DIEGO fundó las escuelas gratuitas de la villa en 1787.

MANUEL ANTONIO GARCÍA HERREROS SÁENZ DE TEJADA, Diputado en las Cortes de Cádiz de 1812, que participó en la elaboración de la primera Constitución Española, “la Pepa”.

ANTONIO OCHOA Y ARENAS, eclesiástico, canónigo, obispo de Sigüenza y senador por el Reino de Toledo.

FÉLIX SÁENZ CALVO, empresario, acaudalado propietario, diputado y senador.

(Vídeo realizado por Bruno Rodríguez Orden)

GENTILICIO

Sanromaneño

PUNTOS DE INTERÉS

  • Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, de principios del siglo XVI.
  • Ermita de la Virgen del Carmen, construida en 1922.
  • Complejo escolar, con escuelas y casas de maestros, fundado por los hermanos Simón y Diego de Ágreda en 1787.
  • Fuente de los tres caños, de 1804, donada por Diego de Ágreda.
  • Su conjunto arquitectónico, con casas reformadas en piedra y madera. Como fruto de la concesión del 1% cultural por los Ministerios de Cultura y Fomento para restauración del patrimonio urbanístico, se procedió entre 2006 y 2009 a la intervención en el empedrado de las calles, con un magnífico resultado.
  • Lavaderos, recientemente restaurados, en las zonas de regadío de “el Chorrote” y “la Reaja” y en la aldea de Velilla.
  • Las Eras de San Juan, en la parte alta del pueblo, fueron objeto de intervención acondicionando sus muros en mal estado e instalando paneles explicativos de las tareas agrícolas que en ellas se realizaban (siembra, siega, trilla, etc.)
  • Monumento al emigrante, adosado al complejo de las Escuelas, realizado según idea de Fernando Muñoz Gómez.
  • Archivo del Solar de Valdeosera, ubicado en el edificio escolar, junto al Ayuntamiento y la actual sede de la Asociación. Conserva el Arcón del Archivo, una lápida con inscripción romana y una pila bautismal del siglo XIII. El Ilustre Solar de Valdeosera es una institución familiar de carácter nobiliario confirmado por el rey Enrique IV de Castilla en 1460. Es uno de los últimos vestigios aún activos de los señoríos castellanos de behetría de linaje, divisa o de entre parientes.
  • Rutas naturales: Tejera de Velilla, Tejera de Santa María, Dehesa de San Román, chozo y hayedo de Santa María.
  • En los márgenes del río Santa María, ya dentro del pueblo, está el frontón y la zona recreativa El Herrán, con numerosos y variados árboles y también una zona con asadores. También se ubica una pista polideportiva.
  • Centro expositivo de las Escuelas que cuenta con una zona dedicada a las Fundaciones Escolares y otra anexa para exposiciones itinerantes. Se ubica en la Casa de los maestros, junto al albergue LavidaesSueño.

FIESTAS

  • 19 de enero: fiestas patronales de San Sebastián, con misa y procesión  y la tradicional subasta, además de aperitivo en el Centro Social costeado por el Ayuntamiento. Huyendo del frío invierno, pasaron a celebrarse también el tercer domingo de junio, amenizándose los festejos ese fin de semana con verbena y otras actividades.
  • Jornadas de la Moraga, fiesta en torno a la tradicional matanza del cerdo, que suele celebrarse el tercer fin de semana de febrero.
  • Se celebra, en la ermita homónima, la festividad de la Virgen del Carmen, con una novena que finaliza el día 16 de julio.
  • 15 de agosto: fiestas en honor a la Virgen del Val.

ACTUALIDAD

A día de hoy, la ganadería porcina desaparecida y la ovina reducida han cedido protagonismo a la ganadería vacuna y equina y a la fauna salvaje. Las laderas aterrazadas donde se cultivaba el cereal, van recuperando lentamente la masa forestal que antaño tuvieron. La conservación de los hayedos, robledales, carrascales, pinares de la Sierra y las choperas de los cauces del Leza y sus afluentes han hecho florecer nuevos puestos de trabajo. La construcción y el turismo rural completan la actividad económica de su reducida población. Los establecimientos turísticos existentes en la localidad son: el Centro Social – Bar, el Restaurante y Casa Rural Monterreal, el gastro-bar, albergue y huerto e invernadero ecológico LavidaesSueño, la Casa Rural Molino del Corregidor, en la cercana aldea de Velilla las casas rurales Casas de Velilla.

San Román cuenta hoy con servicios únicos en la comarca del Camero Viejo: Escuelas de primaria, Centro de Salud y asistencia social y Farmacia.

Para abastecimiento de sus habitantes, tanto en invierno como en verano, acuden vendedores ambulantes de carne, pescado, frutas y verduras, productos congelados e incluso ropa. 

Tiene piscinas municipales, disponiendo de placas solares para calentar el agua y toldos térmicos para mantener el calor del agua por las noches. Cuentan con vestuarios masculinos y femeninos y botiquín de primeros auxilios.

Tres son las asociaciones que desarrollan su actividad en el pueblo:

  • La Asociación Amigos de San Román de Cameros, nacida en el verano de 1977, y dedicada desde entonces a la mejora y embellecimiento del pueblo y su entorno y a la organización de múltiples actividades culturales, entre ellas: Jornadas de la Moraga; Día del árbol; concursos de investigación, literarios, de pintura y de fotografía; edición del Boletín Informativo desde 1984 superando la centena de números; Artesábados durante el mes de julio y Semana cultural en agosto con numerosas actividades: charlas y conferencias, actuaciones musicales, exposiciones, eventos deportivos, etc.
  • Asociación Juvenil Peña los Linares, que realiza diversas actividades a lo largo del año, fundamentalmente la organización de las fiestas patronales.
  • Asociación de la Tercera Edad.

CURIOSIDADES

  • La costumbre de salir los mozos a rondar a las mozas con canciones  se recoge documentalmente, relatando este curioso enfrentamiento acaecido en San Román (consultado en riojarchivo.com):

En San Román de Cameros en el año 1816 los mozos llegaron a las manos y se hirieron al enfrentarse una ronda en la que iba «Antonio Iñiguez y Tomás Martínez, con otros rústicos mozos del pueblo, sus compañeros, bailando al son de una Gayta de bota, con porción de mozas del populacho; y que estos, llevados de su barbarie, salieron de dicha casa de Ayuntamiento y armándose de crecidas piedras llegaron a las manos…», el otro bando estaba formado por la gente bien del pueblo quienes frente a la rusticidad de la gaita de bota, iban tocando unos instrumentos no solo más finos sino inalcanzables por su precio para el mocerío más humilde «que lo fueron una Biguela, un Biolín, un Guitarrillo, y un clarinete…», esta ronda la preparó don Manuel Martinez Urtado, «caballero oficial del tercer batallón del Regimiento de Infantería de Toledo, natural de esta villa, que se halla con licencia en ella e iba acompañado de otras personas distinguidas, que determinaron ir tañendo por el pueblo y hacer alto en las puertas de las casas principales de él.» (Escribanía de Gaona, Archivo Histórico Provincial de La Rioja, Año 1816, Legajo 7163).

  • Cuenta la Leyenda del tesoro de la Modorra que en ese término, sito en el linde del pueblo de Zarzosa y la aldea sanromaneña de  la Avellaneda, se halla enterrado un tesoro. Muchos lo buscaron, pero sigue sin aparecer…
  • En el portal larioja.org puede consultarse el Inventario de fuentes y manantiales de La Rioja: animamos a consultar las fuentes y manantiales existentes en el Camero Viejo, permite la búsqueda por localidades  o bien en un mapa interactivo. Hallaremos aquí varias del término municipal de San Román y de los demás municipios del Camero Viejo.
  • El sendero de Gran Recorrido GR-93 transcurre por el Camero Viejo, concretamente en las etapas 5, 6 y 7. Cuenta con albergues de etapa en Laguna y San Román.
  • Ha de resaltarse la singularidad de las tejeras, construcciones destinadas a la fabricación de tejas para cerramiento de edificaciones, de las que existen varios ejemplares diseminados por el Camero Viejo, la mayoría desaparecidos o en mal estado de conservación. Muestra un mejor aspecto la tejera de Velilla, espectacular edificación que cuenta con horno doble, aunque su cubierta está derruida. Su visita en la ruta natural que lleva su nombre es una magnífica experiencia.
ROMANCE PARA AMIGOS – 1980
Si quieres tranquilidad,
vente conmigo a mi pueblo:
San Román tiene por nombre
y apellido de Cameros,
está en el valle del Leza,
en un paisaje sereno
enclavado entre los montes
que le cuidan el sosiego.
 
Tiene su plaza de abajo
en cuanto llega el viajero;
a una parte está el frontón
que hace poco se hizo nuevo,
y a otra parte va a tener
enseguida el nuevo Centro.
Si no temes a subir
y dar conmigo un paseo
por las calles empedradas
de este mi pueblo pequeño,
pasaremos bajo el arco
del ilustre Ayuntamiento
y en la plaza encontrarás
una fuente que está en medio,
que parece de ciudad
con surtidor y sus cercos.
Todas las casas te miran
entre solanas y ensueños,
sus fachadas arregladas,
sus balcones, sus aleros,
sus ventanas sonrientes,
el saludo de sus tiestos
que parecen desear
bienvenida al forastero.
 
Vas subiendo un poco más,
sin prisas y paso lento,
pues el pueblo se remonta
para ver el sol de lleno,
y te encuentras con la fuente
hecha de sillares viejos,
con sus tres caños de bronce,
con años casi doscientos,
de agua cristalina y limpia
para que beba el sediento;
la construyó don Simón
y el otro hermano don Diego,
bien recordados por todos,
que los dos aquí nacieron
pero buscando fortuna
se marcharon para Méjico
y, aunque lejos de su tierra,
no olvidaron a su pueblo.
 
Caminando hacia la izquierda
acompáñame y te enseño
otra obra grande y perenne
que estos dos hombres hicieron:
son las escuelas de niños
que para renombre eterno
llevan su nombre por título,
famosas por sus maestros,
formaron generaciones
desde niños muy pequeños
en toda clase de ciencias
y en todo conocimiento
y en las más sanas virtudes
de convivencia y respeto,
que, cuando se hicieron hombres
y por el mundo se fueron,
brillaron por su trabajo,
su dedicación y acierto
en los negocios honrados,
las artes y el pensamiento.
En la plaza de la escuela
hay un bello monumento
con una estatua de bronce,
de Don Simón por recuerdo.
 
Resaltando está la iglesia
en el punto más somero
con su estructura de piedra,
de porte grave y esbelto,
que como guardián y madre
sus hijos cuida con celo.
A la Asunción dedicada
y como Patrono bueno
San Sebastián, el gran mártir
que murió por los arqueros
por defender nuestra fe
en el cruel Romano Imperio.
Recoleta, acogedora
es esta iglesia por dentro,
con su retablo barroco
digno del mejor maestro,
sus imágenes de talla,
su claridad y silencio,
que invitan al fiel cristiano
a suave recogimiento,
mientras la Virgen del Val
vela por sus pensamientos.
Entrando en la sacristía
hay instalado un museo
con imágenes artísticas
de calidad y de mérito
y orfebrería sagrada
de éste y de cercanos pueblos.
 
Saliendo de la Parroquia
podemos seguir subiendo
y llegar hasta las eras
de San Juan que son un cerro;
aquí siempre te refrescas
con fuerte brisa del cierzo,
dominando el panorama
que se divisa a lo lejos:
la carretera y el río
serpeando en recovecos
entre los montes gigantes
de contornos muy austeros;
el pueblecito Velilla
justo en el otro lindero,
Santa María que fue
bello pueblo en otros tiempos,
la dehesa y la dehesilla
y a tus pies el cementerio.
 
Mientras bajamos ahora
por calles, que con acierto
cuida todo el vecindario,
escúchame y yo te cuento
el estilo de mi gente,
que te gustará saberlo:
fue pueblo de labradores
y lo es de ganaderos,
debido a su situación
siempre se ha dado al comercio;
de unos años a esta parte
ha sufrido el detrimento
de la emigración creciente
por distintos derroteros;
contando edades y números
aquí hoy viven más abuelos
y de la tercera edad
que jóvenes y que nietos.
De laborioso carácter,
de austero temperamento,
no de gran palabrería,
sí de buenos sentimientos;
muchos que ya viven fuera
en verano y en invierno
nunca dejan de venir
a disfrutar del buen tiempo,
de la acogida cordial
y de los viejos recuerdos.
 
Como buenos convecinos
una meta hemos propuesto:
en buena unión y hermandad
esforzarnos con denuedo
para que todo mejore
y se hagan nuevos proyectos,
de forma que todos juntos,
visitantes y del pueblo,
corazón a corazón
y hombro con hombro luchemos;
ha nacido hace tres años
sosteniendo este criterio
una Asociación de amigos
que la confirman sus hechos.
Mi pueblo, amigo, ya ves,
tiene historia de otros tiempos,
construye bien su presente
conquistado con esfuerzo
y quiere para sí un futuro
que no se lo lleve el viento:
enraizado como el roble
de sólidos fundamentos,
añoso, erguido y robusto,
¡que luzca su copa al cielo!

Del Libro “Poesía de Cameros”. 
Autor Jose Luis Moreno Martínez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s